skip to main content

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores presentó un mapa interactivo en el que se indica que sólo el 43% de los municipios en México posee todos los canales de acceso a servicios financieros. Es decir, hay muchas tareas pendientes en cuanto a inclusión financiera.

Si queremos aterrizarlo, veremos que de 1993 a 2017 ha habido un crecimiento notable de la industria aseguradora en México. Desde un 1.15% del PIB se incrementó la participación hasta un 2.20%. Suena bien, pero debajo de otros países latinoamericanos.

Esto importa por lo siguiente: según el INEGI, en 2016 hubo 360 mil accidentes de tránsito y, considerando que sólo 3 de cada 10 autos están asegurados, la mayoría de los costos por daños tuvieron que ser absorbidos directamente por los dueños. Con eso me refiero también a aquéllos que involucran la salud de los afectados. De los casi 43 millones de autos que hay en México, más de 30 circularían a su suerte.

Este análisis es muy similar si tomamos otros tipos de pólizas.

 

¿Cómo explicar esta situación?

Según la Condusef, la mayoría de las personas que no asegura su auto no lo hace por considerar el precio demasiado alto. Y esta idea la podríamos extender al resto de los seguros personales. Sin embargo, lo que falta es información. ¿Es realmente más alto el costo de un seguro que los daños causados en un accidente? Simplemente considerando las posibles implicaciones en cuanto a Responsabilidad Civil, en un siniestro el precio de una póliza se pagaría por sí mismo.

 

Un seguro es una inversión en tranquilidad

Es importante crear conciencia en las personas para que conozcan y evalúen cuál es el mejor seguro para cada uno. Algunos llegan a pensar que comprar un seguro no es necesario, que se trata de un lujo que sólo pagan las grandes compañías, pero no es así. Un buen seguro nos protege también en lo personal, al conducir, al trabajar, en todo momento, ya que no sabemos cuándo tendremos que usarlo. Según lo que requiramos, debemos contratar el seguro que mejor se adapte a nuestras necesidades y presupuesto, así estaremos protegiendo nuestro patrimonio ante cualquier adversidad que se nos presente.

La relevancia de los seguros en México se vuelve mucho más clara cuando se traducen los números y estadísticas en casos más concretos. La penetración del sector asegurador en el PIB y la cantidad de pólizas adquiridas significa que hay aún una gran parte de la población desprotegida.

De la mano de productos de calidad, debemos cerrar brechas geográficas, sociales y culturales en donde la prevención tiene un lugar prioritario. Debemos apoyarnos en las nuevas tecnologías y generar mayor cultura del seguro, siempre con las personas como el centro de nuestros esfuerzos.

El presente material no está destinado a proporcionar asesoría legal y/o de cualquier otra índole en relación con cualquiera de los temas mencionados, ya que se destina únicamente para fines informativos. Para cualquier duda legal o técnica, se deberá consultar a un asesor legal u otros expertos con conocimiento en materia legal o técnica. Chubb es el nombre comercial que se utiliza para referirse a las subsidiarias de Chubb Limited que proveen seguros y servicios relacionados. Para obtener la lista de subsidiarias consulte en el sitio web https://www.chubb.com/mx-es/ Los seguros son proporcionados por Chubb Seguros México S.A. sujetos a términos y condiciones. Es posible que no todos los productos estén disponibles en todos los estados. Esta comunicación únicamente contiene resúmenes de los productos de Chubb Seguros México, S.A. los cuales están disponible en https://www.chubb.com/mx-es/condiciones-generales.html. La cobertura está sujeta al lenguaje en que las pólizas fueron emitidas. El Seguro de líneas excedentes solo se vende a través de personas con licencia para comercializarlo. Chubb, Av. Paseo de la Reforma No. 250, Torre Niza Piso 15, Colonia Juárez, Ayuntamiento Cuauhtémoc, C.P. 06600, Ciudad de México.