skip to main content

Ya sea que los objetos estén en casa o en una galería, almacenados o en exhibición, hay algunos pasos simples que los coleccionistas pueden tomar para garantizar que el arte se conserve para las generaciones venideras.

  1. Comprende cómo cuidar diferentes materiales.

    Hay necesidades especiales para tener en cuenta que son exclusivas de los distintos medios, tales como:

    • Pintura sobre tabla: pueden ser particularmente frágiles ya que la madera puede agrietarse o deformarse como reacción a las fluctuaciones de temperatura y humedad.
    • Pinturas al óleo sobre lienzo: Son susceptibles de sufrir daños ambientales por grietas y hendiduras de las capas de pintura, o deformaciones del lienzo que sirve de soporte.
    • Arte sobre papel: es susceptible a los elementos ácidos contenidos en la mayoría de las existencias de papel comercial. Las virutas de metal diminutas, introducidas durante el proceso de fabricación del papel, también pueden corroerse cuando se exponen a la humedad, lo que resulta en un moteado pardusco conocido como “foxing”.
    • Piedra, metal o vidrio: aunque son materiales estables, aún son susceptibles a roturas accidentales, rayones, grietas, corrosión o reacción a contaminantes ambientales.

  2. Configura la temperatura y la humedad correctas.

    Si bien puede ser tentador apagar el aire acondicionado o los sistemas de calefacción cuando estás fuera de casa, las fluctuaciones rápidas pueden hacer que los artículos se expandan y contraigan, lo que lleva al envejecimiento y al deterioro. Como resultado, la mayoría de los museos intentan mantener los niveles de humedad relativa en aproximadamente el 50% y temperaturas de aproximadamente 21 grados Celsius.

  3. Reduce la exposición a la luz solar o a fuentes luminosas artificiales.

    La radiación ultravioleta (UV) causa decoloración y calentamiento desigual. En particular, puede dañar artículos de papel como fotografías, acuarelas y obras con tintas de colores, así como fibras textiles y tintes. La luz solar indirecta o la iluminación empotrada o montada en el techo es lo mejor para exhibir obras de arte. Mantener las cortinas y las persianas corridas y apagar las luces cuando una habitación no está en uso son otras formas de controlar la exposición a la luz. Si tus habitaciones reciben sol solo una parte del día, los temporizadores automáticos pueden correr las cortinas de las ventanas según sea necesario. Para mayor comodidad, se puede instalar la película de filtrado UV en las ventanas y elementos de iluminación. Como los efectos de la exposición a la luz son acumulativos, considera limitar la exhibición de obras sensibles a la luz.

  4. Planifica la mejor ubicación para mostrar

    En general, coloca los elementos en paredes perimetrales interiores en lugar de exteriores, que experimentan mayores variaciones climáticas. Aunque son tentadores, los puntos focales como las chimeneas exponen cualquier obra de arte colgada sobre ellos al calor, el hollín y niveles fluctuantes de humedad. Las obras de arte no deben colgarse cerca de las rejillas de ventilación de la calefacción y el aire acondicionado, en los baños, debajo de las tuberías que pueden tener fugas o gotear condensación, o cerca de fuentes de agua expuestas. Las obras de arte en áreas de mucho tráfico deben colocarse con cuidado para evitar lesiones accidentales y colgarse lo suficientemente alto para evitar daños involuntarios causados por bolsos, respaldos de sillas o puertas.

  5. Elige el marco correcto

    El enmarcado de calidad para museos, utilizando materiales de conservación, es importante para la preservación a largo plazo de las obras de arte. Las obras de arte en papel y textiles son particularmente susceptibles a un enmarcado inadecuado y solo deben montarse y respaldarse con materiales libres de ácido, como tablas de trapo o pizarra azul que se usan en museos. Asegúrate de que los adhesivos sean de archivo y reversibles. Las esterillas y las bisagras de archivo también son importantes, ya que los elementos sin esterillas pueden adherirse permanentemente a los cristales (es decir, al vidrio o al plexiglás), particularmente en ambientes en que la humedad es alta.

Si tienes preguntas sobre cómo cuidar una obra de arte en particular, comunícate con un conservador, un enmarcador especializado en preservación, un instalador de arte profesional o tu agente de seguros para obtener asesoramiento y asistencia.

El material presentado en este documento no está destinado a proporcionar asesoramiento legal u otro tipo de asesoramiento experto en relación con ninguno de los temas mencionados, puesto que tiene como finalidad únicamente, la presentación de información general. 

2020 Chubb Group. Productos ofrecidos por una o más de las Compañías del Grupo Chubb. Los productos ofrecidos no se encuentran disponibles en todas las jurisdicciones. Los derechos sobre la marca comercial  “Chubb”, su logotipo, y demás marcas relacionadas, son de propiedad de Chubb Limited. 

“Defensor del Consumidor Financiero: Estudio Jurídico Ustáriz Abogados Ltda. Defensor Principal: José Federico Ustáriz González. Defensor Suplente: Luis Humberto Ustáriz González. Dirección: Carrera 11A # 96 - 51 Oficina 203 Edificio Oficity. Bogotá D.C. Teléfono: (57)(1) 6108161 Fax:(57)(1)6108164.  Bogotá-Colombia  Correo  electrónico:  defensoriachubb@ustarizabogados.com  Página Web:   https://www.ustarizabogados.com”.-1600.