Para una experiencia óptima en el sitio, recomendamos utilizar un navegador diferente.
El uso de Internet Explorer puede impedirle acceder a Chubb.com y es posible que algunos recursos del sitio no funcionen como se esperaba.

X
skip to main content

Escasez de personal calificado, aumento de costos, un entorno comercial más complejo que nunca, creciente dependencia a la tecnología digital y desastres naturales cada vez más frecuentes.

No hay duda: la creciente competencia y globalización, a lo que se suman los cambios climáticos, hace que cada vez sea más necesario contar con un programa de gestión de riesgos.

Aquí, algunas recomendaciones:

1. Mantenete preparado/a ante cualquier eventualidad

  • Instalá detectores de humo, tené presente revisarlos y hacerles mantenimiento cada 12 meses
  • Usá, almacená y distribuí líquidos inflamables o combustibles de manera adecuada
  • Verificá que el sistema eléctrico funcione correctamente. Revisá la caja de conexiones principal cada tres años y reemplazá los cables de extensión por cableado permanente
  • Despejá los espacios de circulación, no debe haber obstáculos en caso de emergencia
  • Asegurate de que tu fuerza laboral utilice el equipo de protección personal apropiado, según sea necesario
  • Revisá que la maquinaria tenga las protecciones adecuadas y un proceso documentado de bloqueo

 

2. Prepará a tu personal

  • Capacitá anualmente a tu fuerza laboral, especialmente a quienes recién ingresan, en las políticas corporativas, programas de seguridad, gestión de la información y respuesta a emergencias
  • Desarrollá, revisá y probá tu plan de evacuación de emergencia como mínimo una vez al año
  • Establecé políticas y garantías que protejan tu empresa contra el fraude y la malversación de fondos
  • Utilizá un sistema de seguridad que elimine fácilmente el acceso de antiguos empleados/as y contratistas
  • Capacitá a tus colaboradores y colaboradoras para usar y mantener adecuadamente el equipo de protección personal

3. Preparate para condiciones climáticas hostiles

  • Desarrollá un Plan de Continuidad Comercial y un Plan de Respuesta ante Emergencias. Revisalos anualmente.
  • Para prevenir riesgos de terremotos, inspeccioná el edificio en busca de debilidades estructurales. Asegurá los estantes y los muebles al piso o las paredes e instalá una lámina protectora en las ventanas.

 

4. Prepará tus sistemas de TI y Tecnologías

  • Creá un plan de seguridad cibernética con la asistencia de un profesional de seguridad de TI. Incluí comunicaciones y conexiones cibernéticas con tu cartera de clientes y proveedores.
  • Diseñá y probá un Plan de Respuesta de Incumplimiento y un plan para gestionar los ataques de ransomware (secuestro de datos).
  • Realizá regularmente copias de seguridad de datos críticos e información del sistema de manera remota y realizá pruebas de su recuperación.
  • Capacitá a tu personal anualmente en contraseñas seguras, ingeniería social/suplantación de identidad y protección de información confidencial.
  • Controlá el acceso a datos confidenciales, incluyendo información personal, de salud y comercial.
  • Asegurate de que los sistemas de fabricación que dependen de la tecnología operativa tengan mecanismos de control de seguridad cibernética.

Con el apoyo de tu agente de seguros, informate sobre los tipos de garantías que pueden apoyar la protección de tu compañía y determiná cuáles son los riesgos a los que tu empresa se ve más expuesta.  

La incertidumbre que viven las compañías por las diversas amenazas es cada vez mayor debido a los cambios que se están viviendo en la actualidad. Por eso, saber identificar, analizar y cuantificar las probabilidades que tiene tu empresa de verse afectada por diversos riesgos te ayudará a tomar las acciones correctas para proteger el valor de la compañía.