skip to main content

Los huracanes pueden causar daños devastadores y significativas pérdidas por catástrofes, que afectan principalmente a oficinas o edificios comerciales. Pero ¿cómo estar preparados de la mejor manera? ¿Y qué hacer cuando haya pasado la tormenta?

Antes de la Temporada de Huracanes

Plan de Emergencia:
  • El plan debe incluir la manera en que se le advertirá a los empleados, proveedores, vendedores y clientes, además de los pasos para prevenir daños y recuperarse si la tormenta llega.
  • Asegúrate de incluir los procedimientos de evacuación de tu comunidad local en caso de emergencia.
  • Designa un Coordinador de Emergencias y un equipo a cargo.

Preparación del edificio:
  • Mantén a mano un kit de suministros de emergencia. Debe incluir baterías, cargadores portátiles para teléfonos celulares, linternas, radios y equipos tales como taladros y sierras, alimentos no perecibles, suministros de primeros auxilios y abundante agua potable.
  • Asegura los tanques de almacenamiento externos, cobertizos y estructuras.
  • Compra plástico o lonas para cubrir equipos sensibles al agua y madera contrachapada o persianas para proteger puertas y ventanas.
  • Asegúrate de que los generadores de emergencia estén en buen estado y llenos de combustible nuevo.
  • Asegúrate de que los techos estén debidamente asegurados y limpia las canaletas. Verifica las bombas de drenaje.


Y no olvides revisar tu póliza de seguro para determinar si tienes una cobertura adecuada contra inundaciones y vientos.



sacos de arena

Cuando un Huracán Amenaza

Garantiza la seguridad de tus empleados:
  • Activa tu Plan de Acción de Emergencia.
  • Escucha la radio, la televisión o la estación de radio para obtener información sobre el progreso de la tormenta y las instrucciones de evacuación.
  • Ubica los kits de suministros de emergencia.
  • Evacúa al personal que no sea indispensable y sigue las instrucciones emitidas por los funcionarios locales.

Prepara las instalaciones:
  • Llena los tanques de combustible del generador de emergencia y la bomba contra incendios.
  • Instala persianas contra tormentas o madera contrachapada para asegurar las ventanas y puertas. Si existe una amenaza de inundación, saca los sacos de arena.
  • Mueve los vehículos y los generadores a un lugar seguro, por ejemplo, un terreno más alto.
  • Ancla todos los equipos exteriores y quita los toldos.
  • Protege los registros más importantes contra inundaciones y vientos y eleva los objetos de valor.
  • Realiza rondas en el edificio mientras aún esté seguro.
  • Comprueba si hay fugas y problemas con el sistema de protección contra incendios y, si es seguro hacerlo, realiza las reparaciones de emergencia.
.

Después de un Huracán

  • Cuenta a todos los empleados que se quedaron en el edificio y llama a los servicios de emergencia si alguien necesita ser rescatado.
  • Precaución en áreas inundadas, ya que las aguas pueden estar contaminadas.
  • No intentes conducir a través del agua que fluye y manténte alejado del agua estancada: puede estar cargada eléctricamente debido a los cables eléctricos caídos.
  • Antes de entrar en un edificio inundado o dañado por el viento, realiza una inspección preliminar para verificar su estabilidad. Si hay daños importantes, llama a un profesional para certificar que es seguro hacerlo.
  • Pídele a los profesionales que revisen el gas, el agua, las líneas eléctricas y los electrodomésticos para determinar si hay daños.
  • Si es seguro hacerlo, realiza reparaciones temporales para proteger el edificio y sus contenidos.
  • Retira los materiales húmedos o visiblemente contaminados y evita respirar el polvo de los materiales de construcción mojados.
  • Usa una linterna para el alumbrado de emergencia en interiores (nunca una vela) y sólo usa agua del grifo cuando los funcionarios locales hayan informado que es seguro hacerlo.
  • Cuando uses un generador, asegúrate de que el interruptor principal esté apagado y bloqueado antes de encender el generador.