skip to main content

En todo el mundo, el número de empresas creadas y administradas por mujeres no para de crecer. Pero este crecimiento no siempre es fácil. De hecho, las mujeres a menudo enfrentan desafíos que los hombres no, y que pueden afectar negativamente el éxito de sus negocios.

En todo el mundo, el número de empresas creadas y administradas por mujeres no para de crecer. Pero este crecimiento no siempre es fácil. De hecho, las mujeres a menudo enfrentan desafíos que los hombres no, y que pueden afectar negativamente el éxito de sus negocios.

Si eres mujer, estos pasos son claves para que puedas proteger tu futuro financiero:

 

1. Consigue la ayuda que necesitas.

 

Las start-ups creadas por mujeres reciben solo el 70% de los fondos y cerca de 35 mil dólares menos que los hombres a la hora de buscar financiamiento para sus negocios. Además, suelen tener dificultades para conectar con otras emprendedoras o mujeres en posiciones de liderazgo que puedan ayudarlas. Para conseguir el financiamiento y apoyo que necesitan, las mujeres debieran buscar firmas de capital de riesgo, eventos de networking y centros de negocios que sean fundados o administrados por mujeres o apuntan específicamente al apoyo de emprendimientos femeninos.

 

Busca opciones de financiamiento que estén disponibles a través de fondos de riesgo. Aquí puedes leer sobre 5 firmas de este tipo, fundadas por mujeres: “5 female-founded venture capital funds to know — and the popular women-led startups they've invested”.

 

Algunos ejemplos de eventos de networking orientados a mujeres son WIN Conferences, EWomen Network, Bizwomen events. Ellevate Network es un grupo de mujeres empresarias.

 

2. Cree en ti misma.

 

Según el Centro para el Liderazgo Femenino en Emprendimiento de Babson College, el miedo al fracaso es sistemáticamente más alto en las mujeres que en los hombres. Muchas mujeres simplemente carecen de la confianza —pero no la competencia— para tener éxito en un emprendimiento de negocios. Sin embargo, los estudios también muestran que las empresas lideradas por mujeres tienen un mejor rendimiento que las lideradas por hombres. Por lo tanto, si bien las empresas fundadas o cofundadas por mujeres pueden recibir menos de la mitad de los fondos de inversión que las de sus pares masculinos, aquellas que tienen mujeres al timón tienen mayores ingresos: en promedio, más del doble por cada dólar invertido 3. ¡Confía en tus habilidades, y estarás mejor encaminada para convertir tu empresa en un éxito!

 

3. Corresponsabilidad: encuentra el balance adecuado entre trabajo y familia

 

Muchas mujeres que son dueñas de empresas no solo son emprendedoras: también son esposas y madres. Encontrar el balance adecuado entre las diferentes aristas de tu vida puede parecer desafiante, pero no es imposible, especialmente en estos tiempos en los que se busca la corresponsabilidad, es decir, que la carga del trabajo en la casa y con los hijos se distribuya equitativamente entre hombres y mujeres.

 

Cuenta con tu pareja, si la tienes, y busca ayuda en otros para que no tengas que sobrecargarte; ponte metas y expectativas realistas y deja tiempo para ti misma. Aprender a decir “no” y dejar de compararse con otros también es importante. De muchas maneras, ser una emprendedora puede incluso ayudarte, porque estás a cargo de tu propia carrera, en lugar de tener a alguien afuera poniendo las reglas.

4. Consigue la cobertura de seguros que necesitas

 

Si algo le sucede a tu empresa —por ejemplo, si sufres un ciberataque, daños a la propiedad, o eres demandada por un error cometido al proveer servicios profesionales— querrás tener en curso las pólizas de seguros correctas, para volver a las pistas. Estas son algunas de las coberturas clave que debieras considerar para tu empresa:

 

  • Póliza para Propietarios de Empresas: Esta póliza incluye tres tipos básicos de seguros, que te ayudarán a ponerte de pie nuevamente en caso de: (1) Tú o tu empresa accidentalmente causan alguna lesión corporal o reputacional en otra persona (esto se llama “responsabilidad general”); (2) Tu empresa, sus productos o sus contenidos sufren de daños o pérdidas (cobertura de propiedad); y (3) Luego de un reclamo, pierdes ingresos antes de que tu empresa pueda volver a funcionar (Interrupción de ingresos comerciales).
  • Ciber seguros: Este tipo de seguros le entrega a tu empresa los recursos, apoyo y reembolsos si es víctima de un ciber crimen o una demanda por ransomware, si accidentalmente compartes datos privados o eliminas información de los clientes, o pierdes ingresos debido a un ciberataque.
  • Responsabilidad profesional: También conocido como Seguro de Errores y Omisiones, este seguro es un must para empresas que ofrecen servicios profesionales. La póliza incluye la entrega de defensa legal si eres demandada por negligencia o por errores que puedas haber cometido al entregar servicios profesionales, incluso si no hiciste nada mal, pero tus clientes consideran que diste una mala asesoría o un servicio inferior al esperado y te demandan por daños y perjuicios.
  • Compensación para los empleados: Aunque solo tengas un empleado, las leyes laborales de tu país pueden pedir que tengas este tipo de seguro. Pero incluso si no es así, adquirirlo es una decisión inteligente: este tipo de seguros costea gastos médicos, servicios de rehabilitación, pérdidas de sueldos y el reentrenamiento de empleados que sufrieron lesiones o enfermedades relacionadas con su labor.