For an optimal site experience, we recommend using a different browser.
Using Internet Explorer may prevent you from accessing Chubb.com, and some site features may not function as expected.

X

Buenos Aires, septiembre de 2020.- Marcos Gunn, Vicepresidente de Chubb Group y Presidente Regional de Chubb, América Latina, quien cuenta con más de 20 años de experiencia en seguros, comparte junto a Fernando Méndez, destacado líder nacional del sector y Presidente de Chubb Seguros Argentina, su visión respecto de la industria aseguradora Pos-Covid-19 y los cambios y desafíos que deberá enfrentar la misma.

Situación del mercado asegurador

Respecto de cuáles serían los cambios más destacados y la situación del mercado asegurador en general, Gunn explica que “tendremos que aprender a coexistir y convivir con el Covid-19 por mucho tiempo.  No creo que esto tenga un marcado principio y final; en Latinoamérica todavía no se normaliza la curva de contagios. Respecto del mercado, creo que ocurrirán cambios; algunos ya están ocurriendo, aunque posiblemente no en todos los segmentos de clientes o productos. Definitivamente se viene un mercado asegurador diferente”.

“En Latinoamérica, observamos que los grandes negocios necesitan capacidad de facturación y catastrófica. Además, en ciertas líneas, como pueden ser las financieras, D&O (Directores y Gerentes), Commercial Crime o BBB (Integral Bancaria), se observa incrementos de precios”, agregó.

Segmentos más afectados

“Como primer impacto, se ve claramente una disminución en el segmento de consumo de personas. Cuando se incrementa el desempleo y los recursos deben abocarse a lo básico, el seguro pasa a tener menor relevancia, ya que es lo primero a lo que se renuncia” sostuvo Méndez.

En función del tipo de clientes, agrega que las PyMEs son las que más van a sufrir ya que, siendo un motor de crecimiento, son también las más susceptibles a tener problemas de cashflow. “La misma suerte correrían las actividades más impactadas por la cuarentena como restaurantes, la industria del entretenimiento o la construcción, entre otros”, indicó.

En cuanto a la industria aseguradora en general, explica que comenzarán a generarse exclusiones para pandemia, junto con una profunda revisión de los textos de las pólizas. “En este último tiempo, algunas aseguradoras comenzaron a ver cómo se elevaba su exposición a niveles que no tenían cuantificados, por lo que tendrán que pagar mucho más de lo que esperaban previo al Covid-19. El sector en general se va a poner también muy estricto con los tipos de textos de póliza que emplean”, añadió. 

En función del tipo de producto, ambos representantes de Chubb ven con buen augurio el futuro del sector Tecnología, Hogar o la línea de Cyber.

El futuro de la comercialización

Abordando qué cambios existirían en la comercialización de seguros, sostienen que a nivel de consumo hay desde hace tiempo una clara tendencia de los consumidores finales a informarse y realizar al menos una comparación de seguros a través de los medios digitales.

Sin embargo, no dejan de recalcar la vital importancia que siguen teniendo los agentes - principalmente para las PyMEs y el mercado medio - como fuente de información y sobre todo, de confianza.

Por su parte, Méndez sostiene que el cambio será hacia la digitalización y un aumento de canales de este tipo para la compra de productos (en algunos rubros más que en otros). En ese sentido, las aseguradoras deberán trabajar en una propuesta de valor sostenida en el tiempo para mejorar la experiencia del usuario y garantizar un servicio activo 24/7.

En esa línea, Gunn explica que “se producirán muchos cambios y oportunidades; la clave estará en sentarse a pensar cómo materializar una propuesta de valor para lograr estar más cerca de nuestros clientes, no sólo desde un punto de vista de visibilidad sino también desde la participación en sus decisiones”.

La situación de Chubb

Respecto a la multinacional de seguros, el Vicepresidente de Chubb Group indica que, una vez terminada la fase crítica de la pandemia, la empresa saldrá más fortalecida que antes. “Desde hace tres años teníamos una estrategia muy bien estructurada alrededor de transformarnos y pasar de ser una aseguradora tradicional a una digital. La crisis sanitaria actual solo aceleró este proceso, pero era algo que ya veníamos trabajando como parte de nuestra propuesta de valor. Nuestros más de 5.000 colaboradores en América Latina hoy trabajan remotamente desde sus casas sin inconveniente”, finalizó.