Para una experiencia óptima en el sitio, recomendamos utilizar un navegador diferente.
El uso de Internet Explorer puede impedirle acceder a Chubb.com y es posible que algunos recursos del sitio no funcionen como se esperaba.

X
skip to main content

El necesario resurgir de las economías, luego de tiempos particularmente desafiantes, abre un escenario de buena cosecha para los agentes de seguros. ¿Cuáles son las áreas con mayor proyección y qué puede ofrecerles la industria aseguradora? Marc Poliquin, SVP y Head de P&C, Chubb América Latina, analiza aquí el actual escenario. 

A medida que la pandemia va cediendo y su desgaste —emocional, económico y sanitario— va dando paso a un mundo con nuevas oportunidades, de a poco se ha ido visibilizando lo que Marc Poliquin, SVP y Head de Property y Casualty de Chubb América Latina, llama “Agentes empoderados”. Con ello se refiere a cómo, de la mano de las nuevas tecnologías —que hasta los más reacios se vieron obligados a utilizar—, los agentes de seguros han aumentado su eficiencia, velocidad y conectividad, tanto con sus clientes como con sus proveedores. Y esto, sin duda, les ha dado buenos dividendos. Como resultado, muchos agentes han experimentado un aumento considerable en sus ventas.

A esto se suma un contexto socioeconómico que trae nuevas perspectivas para la región, gracias al necesario resurgir de las economías: tanto los gobiernos como el sector privado están tomando medidas para reactivar los mercados, con foco en las áreas más dañadas o que permiten recuperar más empleos. Según Poliquin, se trata de un escenario de demanda tipo pent-up, como se le llama a los períodos en los que, luego de un tiempo de bajo gasto o inversión, se produce un aumento que va más allá de lo habitual.  

Por lo general, este tipo de demanda suele concentrarse en servicios o productos específicos. Hoy, dice el ejecutivo, la construcción es sin duda uno de estos sectores. Particularmente en América Latina, donde se ha dado un aumento de proyectos de gran envergadura, público-privados, como una herramienta para impulsar el crecimiento y el empleo. Pero también se observa la reanudación de planes inmobiliarios menos ambiciosos, que habían sido postergados, y el surgimiento de muchos proyectos que nacen desde el mundo de las pequeñas y medianas empresas y no se ubican siempre en las grandes ciudades. Poliquin enfatiza que este tipo de iniciativas suele no recibir demasiada atención por parte del mercado asegurador, pese a su potencial, lo cual sin duda abre una gran oportunidad de crecimiento para los agentes. Además de necesitar coberturas para el proceso de construcción misma, este mercado ofrece grandes posibilidades para el área de seguros de líneas financieras, los que en algunos países son incluso exigidos por ley.

En este contexto, dice, “la necesidad de reactivación de los países ha mantenido baja las tasas de interés en varios países de América Latina, lo cual aumenta el capital accesible”.

Poliquin agrega que también se está abriendo cada vez más campo para los seguros vinculados con el sector logístico y de transporte de carga. Los meses en los que las importaciones estaban detenidas producto del frenazo pandémico han ido quedando atrás, y hoy el mercado del transporte crece a pasos agigantados. “Esto no es un asunto de mañana; lo estamos viendo hoy mismo”, dice. “Se está intensificando la tendencia de una mayor demanda por seguros que protejan los productos de embarques, tanto internacionales como domésticos, con pólizas anuales o de single transit”.

Se trata de un área en la que, recalca, Chubb tiene un importante valor agregado. “Lo que ofrecemos es superior a muchas empresas en términos de cobertura para los exportadores, particularmente si se dirigen hacia Estados Unidos o Canadá. Lo mismo para Europa. Eso es algo que solo puede ofrecer una multinacional como Chubb”, asegura. “Además, con Chubb el límite de las coberturas puede ser sustancialmente mayor, y tenemos una gran capacidad y experiencia para diseñar pólizas a la medida de cada necesidad, lo cual es muy valorado por nuestros clientes”.

Poliquin se muestra optimista. “América Latina es un gran pueblo”, concluye. “Es una cultura llena de esperanza y aliento. Tenemos mucha fe en nuestros socios en la región, y vemos que todo va encaminado hacia un mejor futuro para todos, en lo profesional y personal”.