facebook social sharing Comunidades de copropietarios: por qué ampliar la cobertura básica del seguro para bienes comunes
 Ir a Chubb Chile

Comunidades de copropietarios: por qué ampliar la cobertura básica del seguro para bienes comunes

La seguridad es, sin duda, uno de los temas principales que preocupan a las comunidades de edificios y condominios en todo Chile. Instalación de cámaras de seguridad, iluminación y control de accesos, son algunas de las mejoras habituales que estas comunidades revisan, pero no son las únicas.

“Si bien el seguro base es el de incendio -que es obligación por ley- en los últimos años ha crecido el interés de las comunidades por ampliar esta cobertura para protegerse ante imprevistos no tan cotidianos, pero que últimamente se han vuelto más habituales, como manifestaciones o marchas masivas en las zonas urbanas, que dejan algunos daños en los frontis y jardines de las comunidades, o incluso, inundaciones por marejadas o crecidas de ríos” dice Hugo Andrade, Gerente de Propiedad y Responsabilidad Civil en Chubb Chile.

De acuerdo a lo establecido en la ley de copropiedad inmobiliaria, todos los roles de un condominio -salvo que el reglamento de copropiedad establezca lo contrario- deben asegurarse contra riesgo de incendio, incluyéndose proporcionalmente en el seguro, los bienes de dominio común.

Cada propietario es el responsable de contratar este seguro, y en caso de no hacerlo, lo contratará el administrador por cuenta y cargo del propietario, quien verá reflejado el cobro de la prima correspondiente conjuntamente con el de los gastos comunes.

Qué seguros se recomiendan para ampliar las coberturas en comunidades de edificios y condominios

De acuerdo al especialista, los siniestros más habituales que ocurren en los bienes comunes -y que son responsabilidad de la comunidad- son rotura de cristales, mamparas de vidrios, cañerías, maquinaria de ascensores y calderas.

Un caso muy habitual en edificios son los cambios en la presión del agua, que provocan daños en las cañerías y, en consecuencia, daña el espacio común entre dos departamentos y filtraciones hacia éstos.

“En todos los casos antes descritos, el seguro opera cuando el siniestro se produce a causa de accidentes. Es por ello que siempre recomendamos realizar las mantenciones periódicas que correspondan”, aclara Andrade.

Por estas razones, ampliar el seguro de incendios básicos a pólizas que cubren estos eventos es la primera recomendación.

Es importante que toda la comunidad comprenda que contar con una póliza ampliada es un beneficio a la larga, porque estas situaciones ocurren más de lo que se cree. Cuando ocurre un siniestro en bienes comunes, se suele recurrir al fondo de reserva para paliar el gasto. Entonces, resulta más conveniente contar con una póliza que cubra contra accidentes, antes que reparar el daño con cargo al fondo de reserva.

Otra cobertura que se está aplicando mucho en estos casos es la de Responsabilidad Civil. “Por ejemplo, si un externo a la comunidad, como un repartidor de comida rápida se accidenta al resbalar por el piso mojado de un pasillo común, la responsabilidad recae en la comunidad”, explica Andrade. Lo mismo cuando ocurren accidentes de externos en las mantenciones de fachadas o accesos. Para el caso de accidentes relativos al personal administrativo, como conserjes, el seguro recomendado es el de Accidentes Personales.

¿Cómo saber cuál es la cobertura adecuada para cada comunidad?
Chubb cuenta con un equipo de suscriptores que revisan las características particulares de cada edificio y condominio, según explica Andrade, dicho análisis nos permite sugerir la mejor alternativa, a la medida de cada asegurado.

Conozca las coberturas